La adrenalina de la vida

Estándar

Y por fin consigo entrar en este parque de atracciones de locura dejándome llevar por mi euforia intrínseca sacando mi fuerza interior como rugidos exasperados y deseosos de ser escuchados.

Por fin, decido sin pensar montarme en esta lanzadera al vacío cubierta de arneses de confianza y disfrutar de la libertad de volar aunque sólo sea por dos segundos y medio, hasta que pongo los pies en la tierra. Es cuando nada más bajar de la atracción, me planteo volver a montar, llevada por el ansia de querer más, más y más, de volver a disfrutar al máximo otra vez de esa sensación aunque sean sólo dos segundos y medio. Es conocer la plenitud.

image

Pero mirando más allá veo una montaña rusa que según dicen mide 45 metros de altura y alcanza unos 115 km/hora…¿cómo resistirse?. El primer impulso de mi cuerpo es ir directa a ella. Su gran número de curvas, su altura, su velocidad…me atraen como un imán, sin duda. Tras una espera de unos treinta minutos, finalmente consigo montar en el primer vagón pudiendo disfrutar intensamente de 1.45 minutos. Ha merecido la pena.

En ese momento te sientes lleno de energía para seguir,convencido de que tu objetivo es retomar esa sensación y volverla a disfrutar. Y es así como realmente nos tenemos que sentir en nuestra vida, montarnos en todas y cada una de las atracciones que merezcan la pena y que nos hagan sentir plenos aunque debamos tener paciencia a veces y ponernos a la cola durante un rato. Todo llega.

Pero mientras llega, disfruta al máximo de la adrenalina del momento, lánzate al vacío con tu propio arnés asegurándote que esté fuerte.

“Mójate y disfruta de las atracciones de la vida, te sentirás pleno.”

Anuncios

»

  1. Como todo lo. Que merece la pena en esta vida, me hace esperar. Cuanto mas te cuesta mas lo valoras y lo disfrutas. Lo que facilmente se condigue con facilidad pierde interes. Lo que con paciencia y deseo se consigue deja huella. Merece la pena lanzarse al vacio y. Mucho mejpr si no hay que esperar. Dejate llevar…

    Le gusta a 1 persona

  2. El sentido de la vida es vivir y vivirla. No dejar nada en el camino, o al menos, dejar lo mínimo. Hay que explotarla sin miedo. fuera tabues, fuera prejuicios y fuera los jueces sin carrera que juzgan y condenan a la leligera la gida de los demás. Porque nuestro mayor temor es tener que dar explicaciones a gente que ni pinta ni corta patrones a medida. Lo quieres? consíguelo. No te pares a pensar. No pienses demasiado y vive disfrutando tu voluntad y tus ganas. Gasta tus energìas vivienro y disfrutando. No existe lanzadera que no puedas montar ni montaña rusa que limite tu valor. Anda sin correr, pero nunca te detengas. Lánzate a la vida. Atrevete a vivirla. No hay más.

    Le gusta a 1 persona

  3. Jajjaa preciosa!! Yo, una vez recorrido el camino y una vez vividas millones de montañas rusas…me he dado cuenta de que los pies pegaditos a la tierra, me hacen mucho más feliz.
    Vivo cada experiencia que creo que vale la pena, pero sin despegar los pies. Volveré a tener alas pero siempre sabiendo cómo va a ir el vuelo y estando equipada para los imprevistos.
    Porque no todas las aventuras deben ser vividas….
    Hay que lanzarse pero con cabeza!!!

    Le gusta a 1 persona

    • estoy de acuerdo contigo, siempre con un arnés de confianza que eres tú misma, está claro que hay que lanzarse sí,confiando en uno mismo, aunque siempre se van a tener en algún momento los pies en la tierra, pero siempre disfrutando cada momento.Pero si una aventura es tu sueño,y sientes que lo quieres hacer, ¿por qué no?

      Me gusta

  4. El objetivo sin duda es tener esa plenitud incluso en la “barca del lago”, disfrutar de todos los momentos incluso los que “aparentemente” no nos proporcionan ese subidón….Besos

    Me gusta

    • efectivamente, disfrutar incluso de un paseo relajante en la barca pero siempre viviendo el momento al máximo, pues la adrenalina también es metafórica, te puedes sentir en plenitud y llena también con ese momento de paz.

      Me gusta

  5. Pingback: El gran don de la sensibilidad | Patriciadas de la vida

  6. Pingback: ¿Zona de confort o zona de conformismo? | Patriciadas de la vida

  7. Pingback: Tu predisposición mueve tus energías positivas | Patriciadas de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s