Archivo de la etiqueta: empatía

Cómo mantener una buena conversación

Estándar

Las palabras que utilizamos en nuestras charlas diarias así como la empatía con las personas que tenemos en frente juegan un papel crucial en el terreno de las emociones.

¿Cuántas veces has echado de menos una buena conversación? Compartir un diálogo de calidad con otras personas puede llenarnos de felicidad igual que la comida del día.

Un buen diálogo no tiene por qué ser muy amplio sino que utilizando las palabras adecuadas en un contexto óptimo y, sobre todo, “escuchando” podemos dar con la clave de la comunicación. Un estado fluido y tranquilo en el que las emociones se conjugan con las palabras en un resultado recíproco de conocimiento y aprendizaje.

Un buen diálogo implica ‘saber escuchar’

Entre las necesidades principales del ser humano se encuentran las ‘relaciones humanas’. Así lo estableció Maslow en su pirámide donde la amistad, el afecto y la intimidad se encuentran en tercera posición sólo superada por las necesidades de seguridad y fisiológicas.

Pirámide de necesidades de Maslow (1943)

Conversaciones de calidad se convierten en una necesidad

Diría que dentro de esta necesidad se encuentra de manera indirecta, la de mantener conversaciones fluidas y constructivas que nos lleven a un mayor conocimiento gracias a ‘compartir’ nuestras experiencias y opiniones.

No siempre es posible satisfacer esa necesidad, ni todo el mundo posee la habilidad de ‘soltarse’ en cualquier conversación y calar ‘hondo’ en el alma de las personas que le escuchan.

En muchas ocasiones, llenamos con palabras conversaciones vacías que no dicen nada y que, por miedo a callar, no utilizamos los silencios de manera adecuada.

Tenemos dos orejas y una sola lengua para que oigamos más y hablemos menos.

Diógenes el Cínico

Para ser escuchado primero tienes que aprender a escuchar, interpretar el lenguaje no verbal y captar las emociones del prójimo, sólo así se podrá tener como resultado momentos enriquecedores.

Hablar demasiado no garantiza ser escuchado

El silencio enriquece las conversaciones

No sólo es necesario para poder respirar sino que utilizar los silencios de manera adecuada en las conversaciones ayuda a transmitir con más fuerza tu mensaje. No tienes que tener miedo de utilizarlos, además de esa manera contribuyes a que la otra persona se concentre en lo que estás hablando y siga el hilo de la conversación.

Una buena conversación es terapia

¿Cuántas veces has sentido que necesitas con alguien tus pensamientos o sentimientos? Cuando nos comunicamos de manera eficaz, podemos ayudar a las demás personas a sentirse mejor sin esfuerzo. El estado de ánimo, puede verse influido de manera directa por una charla en la que la empatía ha llegado a tal punto que se ha rozado el corazón de esa persona llegando a activar un mecanismo de acción positivo.

Un diálogo productivo se debe nutrir siempre de los silencios adecuados además de tener empatía, capacidad de escucha y no saturar con monólogos que lleven al rechazo.

Patriciadas de la vida

¿Sabes decir sí o no?

Estándar

“He decido entrar en este laberinto de caminos inusuales donde tengo que decidir qué dirección coger con única compañía de mis pensamientos y sentimientos. Siempre tomando decisiones guiadas por mi propio instinto, equilibrando la balanza entre los pros y contras, siéndome fiel a mí mismo.”

La asertividad  no es sólo la idea que tenemos todos de saber cuándo decir “sí” y cuándo “no”. Es mucho más que eso, requiere respetar los puntos de vista propios sin invadir las opiniones de los demás. Esto quiere decir que debes aceptar las quejas siendo consecuente en la toma de decisiones, sean buenas o malas.

Además, requiere un momento adecuado: no debes tener miedo a mostrar tu opinión pero sí tener en cuenta el momento. En un conflicto en el que alguien te está insultando, puede no ser el momento para exponer tu opinión pero si lo piensas fríamente quizás sea la mejor opción a medio plazo. Es decir, en este momento la paciencia es fundamental para mantener una postura firme y segura pero sin perder los nervios y hacer un ejercicio de auto-control. En este punto si te cuesta mantener la compostura, son muy recomendables ejercicios de meditación, pilates , yoga …técnicas orientales que llevan a la relajación y ayudan al auto-control.

Una persona asertiva hace que su pensamiento y sus conductas sean coherentes, una habilidad social que si no se tiene, se puede desarrollar con el tiempo y con prácticas diarias aunque primero debes identificar en qué nivel te encuentras. Existen varios niveles de expresión:

  1. PASIVO : Te callas a la hora de expresar tu opinión por miedo a reproches o por inseguridades.
  2. ASERTIVO : Expresas tu opinión de una forma educada y acorde a tus pensamientos.
  3. AGRESIVO : Te pones a la defensiva y expresas por la fuerza tu opinión .

Sé fiel a tí mismo.

Saber decir sí o no requiere tomar tu propia dirección.

Lee el resto de esta entrada