¿Sabes decir sí o no?

Estándar

“He decido entrar en este laberinto de caminos inusuales donde tengo que decidir qué dirección coger con única compañía de mis pensamientos y sentimientos. Siempre tomando decisiones guiadas por mi propio instinto, equilibrando la balanza entre los pros y contras, siéndome fiel a mí mismo.”

La asertividad  no es sólo la idea que tenemos todos de saber cuándo decir “sí” y cuándo “no”. Es mucho más que eso, requiere respetar los puntos de vista propios sin invadir las opiniones de los demás. Esto quiere decir que debes aceptar las quejas siendo consecuente en la toma de decisiones, sean buenas o malas.

Además, requiere un momento adecuado: no debes tener miedo a mostrar tu opinión pero sí tener en cuenta el momento. En un conflicto en el que alguien te está insultando, puede no ser el momento para exponer tu opinión pero si lo piensas fríamente quizás sea la mejor opción a medio plazo. Es decir, en este momento la paciencia es fundamental para mantener una postura firme y segura pero sin perder los nervios y hacer un ejercicio de auto-control. En este punto si te cuesta mantener la compostura, son muy recomendables ejercicios de meditación, pilates , yoga …técnicas orientales que llevan a la relajación y ayudan al auto-control.

Una persona asertiva hace que su pensamiento y sus conductas sean coherentes, una habilidad social que si no se tiene, se puede desarrollar con el tiempo y con prácticas diarias aunque primero debes identificar en qué nivel te encuentras. Existen varios niveles de expresión:

  1. PASIVO : Te callas a la hora de expresar tu opinión por miedo a reproches o por inseguridades.
  2. ASERTIVO : Expresas tu opinión de una forma educada y acorde a tus pensamientos.
  3. AGRESIVO : Te pones a la defensiva y expresas por la fuerza tu opinión .
Sé fiel a tí mismo.

Saber decir sí o no requiere tomar tu propia dirección.

“El Asno de Buridán”  es una metáfora que define claramente el concepto de “asertividad“.  Cuenta el caso de un asno que no sabía elegir entre un montón de avena y un cubo de agua. No supo decidir y finalmente murió de inanición.

Para ser asertivo también es necesario “no andarse con rodeos” e “ir al grano”. No andes con mensajes subliminales indescriptibles pues muchas veces ocurre que no somos conscientes de lo que el otro siente si no se expresa con claridad. El estrés del día a día hace que no seamos conscientes 100% de los sentimientos de los otros, por lo que se convierte en una necesidad mantener conversaciones abiertas y sinceras pues así nos ahorraremos tiempo y posiblemente disgustos y malentendidos. Muchas veces creemos que nuestra realidad, es la única que existe pero, existen diferentes puntos de vista siempre influidos por la percepción de cada uno, de las gafas con las que miramos.

Tener cierta empatía también nos ayudará a negociar y a tomar decisiones, facilita la asertividad. Las fases de una buena negociación son las siguientes:

  1. Objetivos : lo que quieres conseguir con ello, pueden ser también objetivos ajenos a ti pero estás convencido de ellos y quieres defenderlos.
  2. Planificación : cómo vamos a llegar a un acuerdo mutuo en el que exista el menor riesgo común pero que lleve a la consecución de los objetivos.
  3. Empatía con el otro : entender nuestros pensamientos y emociones pero también ser capaz de meternos en la piel ajena y predecir su respuesta o sus pensamientos.
  4. Asertividad : la expresión de tus opiniones o ideas abiertamente respetando tu conciencia.
  5. ÉXITO : sea o no exitoso el resultado, has respetado tus opiniones expresándolas con el convencimiento puro de ello. Lo bueno que puedes sacar de esto es que puedes aprender de ello y seguir tu camino.

Estos son algunos consejos para mantener la asertividad tan fundamental en tu vida:

  1. Toma las riendas de tu vida tomando decisiones espontáneas, generarás autonomía e independencia aunque siempre respetando a tus semejantes. Haz caso a tu motivación interior, fuerza y energía sin bloquearlas, deja que fluyan y expresen lo que contienes en tu interior.
  2. Practica la auto-confianza creyendo en tus propios criterios, dando sentido a tus circunstancias y tus elecciones pues en tu interior tienes la respuesta del camino correcto y si te confundes, déjate aprender de él y tomar otra vía pues no somos perfectos.
  3. No cierres puertas bruscamente, puedes dar una segunda oportunidad.
  4. Equilibra la balanza siempre en función de tu bienestar personal o de tu gente , hay ocasiones en las que parece muy complicado elegir o casi imposible pero, si quieres avanzar, debes tomar una decisión más o menos dura poniendo en una balanza los pros y los contras. Sé sincero y fiel contigo mismo.
  5. Debes saber priorizar, establecer una jerarquía entre tus necesidades, deseos y pensamientos y llegado el momento, actuar según la importancia, elegir lo más fiel a tí mismo pues no puedes estar disponible para todo y para todos, no somos máquinas ni inmortales.
  6. Si no sabes priorizar u organizarte, no busques culpables a tu alrededor echando en cara que no tienes el tiempo suficiente para dedicarle o que estás muy agoviado@. Tú eres culpable de tu desorganización y de tus monstruos interiores que sólo generamos nosotros.
  7. ¿Ángel o diablo? Hay que mantener un equilibrio entre estas fuerzas siendo conscientes de las situaciones así como analizar los sentimientos ocultos que nos contaminan.
  8. No digas las cosas por quedar bien, es como mentirte a ti mismo o ser infiel a tu “yo interior”.
  9. No te colapses, reflexiona antes de actuar y llevar a cabo multitud de tareas.
  10. Automotívate, mira lo positivo, tus avances y tus éxitos y date una recompensa de amor propio y autoestima.

Entra en el laberinto, memoriza cada paso y avanza, aprende de cada paso avanzando en el plano, pero no des marcha atrás, persevera en tus objetivos, llega a la meta victorioso y triunfante.

Anuncios

»

  1. Tema muy interesante. Ser sincero con uno mismo te ayudará a tomar una decisión, independientemente del resultado.
    Nada en la vida es fiable ni seguro 100% pero siempre se puede escoger otro desvio si algo no nos va bien.

    Me gusta

  2. Pingback: El gran don de la sensibilidad | Patriciadas de la vida

  3. Pingback: 10 consejos para aprovechar al máximo tu tiempo | Patriciadas de la vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s